Sex Shop Online hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Logotipo Erótica y Mente

Sex Shop hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Envíos GRATIS desde 70€

Beso de Singapur

El beso de Singapur: claves para practicarlo

Cuando se trata de sexualidad, podemos afirmar que todo vale y el disfrute depende de las preferencias de cada persona, de sus fantasías y deseos.

Por eso, hoy te traemos todo lo que debes saber sobre el beso de Singapur, una técnica sexual tántrica que dará un giro inesperado y muy placentero a tus momentos en la cama. 

 

Beso de Singapur: ¿qué es?

Conocido como pompoir y también como kabazza, el beso de Singapur es una técnica sexual tántrica que puedes encontrar en el Kamasutra.

Esta técnica consiste en contraer los músculos de la vagina de forma repetida en el momento en que ocurre la penetración.

La leyenda cuenta que el beso de Singapur surgió por una mujer que, hace un poco más de tres mil años, daba placer a sus amantes únicamente con las contracciones de su vagina.

También se cree que las geishas japonesas perfeccionaron la técnica y se convirtieron en maestras por excelencia del beso de Singapur.

Cómo hacer el Beso de Singapur

El beso de Singapur tiene como característica especial, que la contracción de los músculos vaginales pueda retener el pene cuando en encuentra en la vagina.

Para esto, debes contraer y relajar los músculos de tu vagina, simulando una especie de succión. La sensación en tu pareja será muy similar a la que se logra con a través del sexo oral.

Si quieres practicar el beso de Singapur, presta atención:

  1. Mantén la cadera quieta por unos segundos
  2. Concéntrate de manera que puedas mover el músculo pubococcígeo (parte del piso pélvico)
  3. Contráelo de forma constante y llega a un ritmo en el que puedas apretar el pene de tu pareja.

Como dato interesante, puedes reconocer los movimientos del músculo pubococcígeo cuando vayas al baño, interrumpiendo la micción a través de la contracción del pubis.

Para trabajar la fuerza de tu músculo pubococcígeo, puedes además realizar ejercicios pélvicos sencillos de la siguiente manera:

  1. Vacía tu vejiga, para no sentir incomodidad al ejercitar
  2. Aprieta los músculos del piso pélvico y cuenta hasta 10
  3. Relaja los músculos contando hasta 10

Repite este proceso de tres a cinco veces por día, en diez repeticiones

Beneficios de hacer el Beso de Singapur

Entre los beneficios del beso de Singapur, están el fortalecimiento del suelo pélvico en la mujer, facilidad para el orgasmo y la apertura de la vagina y control de la eyaculación precoz en el hombre, así como la disfunción eréctil.

Estos dos últimos puntos se deben a que el beso de Singapur aumenta la excitación lentamente y de forma prolongada, algo muy beneficioso para los hombres.

No solo estos beneficios son importantes, pues el beso de Singapur te permitirá a ti y a tu pareja disfrutar el sexo a otro nivel, te acercará a tu pareja a un nivel de intimidad mayor y te permitirá descubrir tu cuerpo y sus capacidades en profundidad.

¿A qué esperas para ponerlo en práctica?

Ir arriba