Sex Shop Online hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Logotipo Erótica y Mente

Sex Shop hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Envíos GRATIS desde 70€

Cómo dar un masaje erótico en los pechos

¿Cómo dar un masaje erótico en los pechos?

Los pechos son un componente especialmente sensual en las relaciones sexuales, y siempre es una buena idea explorar nuevas formas de disfrutar la sexualidad y de nuestros cuerpos.

Por ello, queremos contarte más sobre los masajes eróticos en los pechos, cómo darlos y los beneficios de estos masajes para tu pareja. 

 

¿Por qué son importantes los pechos en el sexo?

Los pechos concentran gran cantidad de fibras nerviosas que provocan un placer enorme al ser estimuladas.

Asimismo, la estimulación de los pechos activa las áreas del cerebro a cargo de los genitales; esto significa que el placer es el mismo, por lo que debes prestar especial atención a los pechos para un sexo placentero y fuera de la rutina.

Para masajear los pechos de tu pareja, es importante que te sientes detrás de ella, para poder acariciarle más cómodamente.

Aprender a estimular correctamente los pechos de tu pareja, es una gran técnica para aumentar la intimidad y encontrar nuevas formas de calentar el ambiente.

Cómo masajear los pechos correctamente

Ten en cuenta que no hay una fórmula para estos masajes eróticos, por lo que puedes comenzar de forma intuitiva e ir cambiando el ritmo y los movimientos (o no) en base a la respuesta de tu pareja.

Recuerda siempre que cada persona tiene sus preferencias, sensibilidad y predilección en cuanto a zonas erógenas. Te recomendamos charlar esto con tu compañero/a para una experiencia más placentera.   

Como consejo principal, echa mano de un aceite para masajes o lubricante a base de agua para tus masajes eróticos en los pechos, esto dará un deslizamiento placentero a tus manos sobre la piel y, estéticamente, luce extremadamente tentador.

Aquí te daremos otras recomendaciones:

Relajar la zona

Comienza el masaje de pechos en la parte superior de los senos, trazando círculos pequeños con la punta de tus dedos, aprovechando para acariciar la zona que rodea los pechos suavemente y con movimientos ascendentes y descendentes.

Prueba poner las palmas de tus manos en los pezones de tu pareja y siente la energía y el calor fluir lentamente. Las palmas y los pezones son zonas corporales de gran sensibilidad, y ambos disfrutarán mucho de la sensación.

Mantente en esta posición por unos minutos, antes de cambiar de movimiento. Luego, combina la aplicación del aceite para masajes eróticos con soplidos suaves para refrescar los pechos.

Exprime los pechos

Alterna los masajes en los pechos exprimiendo la zona muy suavemente sin cambiar de posición, luego mueve las manos con movimientos circulares, una mano en sentido de las agujas de un reloj, la otra de forma contraria.

Juega con las yemas de tus dedos

Desliza los dedos pulgar y corazón desde la zona exterior del pecho hasta el pezón, y vuelve desde el pezón hasta el contorno de los pechos. Puedes hacerlo a la vez en ambos pechos, o alternar entre un pecho y otro.

Asimismo, puedes ir variando el ángulo para acariciar los pezones y descubrir zonas de los pechos con mayor sensibilidad.

Caricias circulares en los pezones

Acaricia los pezones de tu pareja moviendo los dedos de forma circular hacia adentro progresivamente.

Comienza en la zona alrededor de los senos y termina en el borde de los pezones de tu pareja; detente por unos segundos y vuelve al movimiento, esta vez alcanzando el pezón.

Masaje en tobogán: el broche de oro

Mantén la palma de tu mano en los pechos de tu pareja y desliza tu mano hacia arriba y luego hacia abajo, repitiendo el movimiento unas cinco veces. Termina el masaje con el mismo movimiento, pero alrededor del pecho.

Puedes complementar los masajes en los pechos con un vibrador o juguete sexual, para sumar sensaciones no solo en los pechos, sino en demás zonas erógenas.

Luego de estos masajes en los pechos, la tensión será extraordinaria y podrás disfrutar de un sexo más íntimo y ardiente con tu pareja.   

Ir arriba