Sex Shop Online hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Sex Shop hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Envíos GRATIS desde 70€

Fetichismo de pies

Fetichismo de pies

¿Qué es un fetiche?

El fetichismo es la atracción, excitación sexual y/o llegada al orgasmo provocada por un objeto (por ejemplo, una determinada prenda de vestir: tacones, lencería, ropa interior en general…) que no se utiliza habitualmente en las relaciones sexuales (se excluyen los juguetes y la cosmética erótica, la alcachofa de la ducha, la almohada…) o por una parte del cuerpo distinta de los genitales u otras zonas erógenas comunes como los pechos (p.e. los pies).

Si el fetichismo hace referencia a la práctica sexual en la que involucramos de forma notoria ese objeto o parte del cuerpo, el fetiche hace referencia al objeto o parte del cuerpo en sí.

Tener uno más fetiches no tiene nada de malo, ya que son solo una expresión más de nuestra sexualidad y, por tanto, una forma diferente de sentir mucho placer. Únicamente se consideraría un problema si nos genera malestar (emociones desagradables, preocupación, dificultad para dar rienda suelta a nuestros deseos…) o afecta a nuestra vida diaria, a la de otras personas o a nuestras relaciones sexuales.

Así que, ¡cuéntale a tu compi de juegos tus fantasías más ardientes y disfrutad 🔥!

Fetiche de pies

Existen muchos tipos de fetiches (pies, zapatos de tacón, lencería, medias, manos, tatuajes…). En esta entrada del blog nos vamos a centrar en una parte del cuerpo que está en el imaginario de muchas personas: ¡los pies!

La podofilia, foot fetish o fetichismo de pies es el fetichismo más común, pero… ¿por qué nos excitan tanto los pies?

Los pies son una zona de nuestro cuerpo muy sensible con aproximadamente siete mil terminaciones nerviosas, por lo que nos van a permitir disfrutar de un mar de sensaciones. Además, es una zona del cuerpo normalmente olvidada y oculta, por lo que para muchas personas genera morbo el poder interactuar con ellos. Como veremos más adelante, esta interacción va desde la más absoluta adoración hasta el footjob (masturbación con los pies).

Aunque no es imprescindible, a muchxs fetichistas de pies también les atraen otros objetos relacionados con estos, como los zapatos de tacón o las botas. Imagínate a tu compi llevando únicamente tus zapatos favoritos.

Queremos recalcar que cada fetichista tiene sus preferencias personales en lo que se refiere a los pies. Les pueden atraer los pies de cualquier tamaño, con las uñas pintadas o no, con tatuajes o sin ellos, etc.

También queremos desmitificar la idea de que la gran mayoría de fetichistas de pies solo sienten deseo sexual por ellos. De hecho, la mayoría también sienten atracción por otras partes del cuerpo (pechos, gluteos, cuello, labios…) y disfrutan con las relaciones sexuales “convencionales”.

Como comunicar a tu pareja tu fetichismo de pies

Algunas veces las fantasías sexuales se quedan en nuestra imaginación porque sentimos que es algo íntimo que no queremos realizar. Otras deseamos compartirlas y llevarlas a la práctica.
En este último caso, podemos querer contárselo a nuestrx compi para que nos conozca un poco más sin mayor pretensión o con el objetivo de dar rienda suelta a esta expresión de nuestra sexualidad y, por tanto, probar una práctica nueva para nosotrxs.

Llegado a este punto, puede que nos cueste decirle a nuestra pareja lo mucho que nos excitan sus pies: “¿cómo lo comunico?” “¿cuál será su reacción?” “¿cómo se sentirá?”.

Te dejamos nuestras recomendaciones:

Encuentra el momento

Es importante que te sientas preparadx y cómodx, y que tu pareja y tú tengáis una relación de confianza en la que os podéis expresar de forma asertiva sin juicios de valor. También valora cómo se siente en ese preciso momento. Si está enfadada, nerviosa, estresada, cansada… probablemente sea mejor esperar.

Encuentra el lugar

El ambiente es muy importante. Busca un lugar tranquilo e íntimo en el que no haya mucho ruido para que podáis hablar largo y tendido si es necesario.

Naturalidad

Los fetiches son algo natural y una forma más de expresar nuestra sexualidad, no tienes nada de lo que avergonzarte cuando hables de ello con tu pareja.

Emociones

Habla desde tus emociones, necesidades y preferencias.

Mitos

Desmiente los mitos que no se ajusten a tu realidad.

Nuevas prácticas

Proponle nuevas prácticas, como darle un placentero masaje en los pies con un aceite comestible y con efecto calor. Los masajes suelen gustarnos a todo el mundo, así que es un buen punto desde el que empezar. Si os sentís cómodos, pregúntale si puedes admirarlos, besarlos o lamerlos.

Aceite afrodisiaco para fetichismo

Tipos de prácticas para el fetichismo de pies

El footjob o masturbación con los pies es uno de los juegos eróticos más conocidos y deseados por los fetichistas, pero hay muuuchas más prácticas. ¡Conócelas con nosotras!

Adoración de pies: caricias y masajes en los pies.

Aplica un aceite de masaje en los pies de tu compi para mejorar el deslizamiento de las caricias. Las sensaciones serán mucho más intensas y placenteras.

Usa las manos para recorrer cada rincón de los pies de tu pareja (los dedos, el espacio entre los mismos, la almohadilla, el arco del pie, el empeine…). 

Ve un paso más allá y utiliza tu boca, tu lengua y tus dientes para estimular sus pies. Bésalos, muérdelos, chúpalos, huélelos… como si fuesen una dulce piruleta.

Juega con las sensaciones térmicas, aplícale un lubricante efecto frío y sopla después. ¡Se derretirá de placer!

lubricante para los pies

Masaje con los pies

Pon en tus pies tu aceite de masaje favorito y masajea el cuerpo de tu compi con ellos. Puedes subirte encima de su espalda para pisarla (tramplig*), acariciarla y masajearla con tus pies, o puedes ponerte a su lado acariciando y tocando con tus pies todo su cuerpo.

*Una vez que tengas práctica, podrás pisar tooodo su cuerpo, ¡incluida su cara! Ten mucho cuidado con las articulaciones y distribuye bien el peso en cada pisada.

Recomendamos para este tipo de masaje es el aceite erótico de Shunga, ya que ofrece un gran deslizamiento.

Aceite para fetichismo pies

Footjob o masturbación con los pies o masaje genital con los pies

¿Te atreverías a masturbar a tu compi con los pies? Sí, tal y como lo has leído, consiste en realizar un masaje genital con los pies. Es una práctica muy excitante y placentera que pueden recibir tanto las personas con pene como con vulva.

Para empezar, aplica generosamente un lubricante a base de agua en sus genitales y en tus pies para que estén más suaves y cada caricia fluya sin rozaduras o pequeños golpes.

Lubricante fetichismo pies

A continuación, comienza acariciando en círculos su vulva o su pene con tu pie. Prueba diferentes ritmos, movimientos e intensidades de presión hasta encontrar el que más os guste.

Si tiene pene, juega con mucho cuidado con sus testículos, ¡le pondrá a cien! Sigue el masaje por el tronco del pene, puedes imitar el movimiento de hacer fuego con un palo, y sube hasta su glande. Acarícialo suavemente con la almohadilla de tus pies.

Si tiene vulva, acaricia los labios externos e internos, pasando bien entre los pliegues. Puedes introducir un dedo en la entrada de la vagina (¡ten los pies muy limpios para evitar infecciones!). Pasa a acariciar su clítoris cuando esté muy excitadx. Prueba con la almohadilla si es muy sensible o con el talón si desea más intensidad. ¡Ten mucho cuidado!

Para nota, ponte un anillo vibrador en los pies para masturbar a tu compi, ¡sentirá oleadas de placer y disfrutará de intensos orgasmos!

Anillo estimulador

Cosquillas en los pies (tickling)

Utiliza tus dedos o una pluma de masaje para hacerle cosquillas a tu compi en los pies.

Plumero para fetichismo pies

Mírame mucho

Podemos sentir muchísima excitación observando los pies desnudos, con medias semitransparentes o algún calzado de nuestro compi. También nos puede excitar observar cómo se desviste los pies hasta tenerlos completamente desnudos.

Pídele que se pinte las uñas, que se ponga una pulsera en el tobillo o que se ponga esos zapatos que te ponen a mil si son elementos que te hacen arder en deseo.

Ir arriba