Sex Shop Online hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Logotipo Erótica y Mente

Sex Shop hecho por Sexólogas

Compra y envíos DISCRETOS

Envíos GRATIS desde 70€

Envíos GRATIS desde 70€

tragarse semen si no

Tragarse el semen, ¿sí o no?

Es común escuchar aún hoy a quienes dudan sobre tragar el semen, y la mayoría de veces por razones que terminan siendo mitos muy arraigados socialmente.

Dentro de las preguntas que los sexólogos más escuchan se encuentra la clásica “¿El semen embaraza?”, por más irreal que esta parezca, y es por ello que comenzaremos aclarando que tragar el semen no embaraza.

Más allá de esto, aún existen muchas dudas sobre tragar el semen, si tiene beneficios o no y qué inconvenientes de salud puede acarrear.  Aquí te contaremos todo lo que necesitas saber sobre si es bueno o no tragar semen y sus efectos.

¿Es seguro tragar semen?

En circunstancias de salud normales, tragar semen es seguro y tiene algunos beneficios en cuanto a nutrición.

 El esperma está compuesto por proteínas, vitamina C, enzimas y fructosa, componentes importantes para nuestra nutrición.

Sin embargo, las eyaculaciones solo tienen unos pocos mililitros, una cantidad tan ínfima que su consumo no tiene un valor nutricional significativo para quien lo consume.

Otra curiosidad que se suscita en la consulta con sexólogos, es en relación al sabor del semen, y sobre eso debes saber que varía mucho en función de la alimentación y de la persona. Descubre más información en nuestro artículo “Cómo mejorar el sabor del semen y del flujo vaginal” sobre este interesantísimo tema.

Estos dos factores son muy importantes para entender por qué a veces resulta agradable y a veces tiene un sabor insoportable.  

Por ejemplo, alimentos como el brócoli, la carne, el pescado o los espárragos empeoran el sabor del semen, mientras que los cereales, las frutas de sabor dulce y las verduras contribuyen a un mejor sabor del semen.

Sexo oral seguro

Un gran inconveniente con las relaciones sexuales sin protección, radica en que a veces es complicado plantear la conversación de salud sexual con tu pareja previo a las relaciones sexuales.

Algunas personas consideran que preguntar por la salud de su pareja o sugerir un examen médico, puede ser incómodo o provocar una respuesta negativa en su compañero, sobre todo cuando se trata de una relación casual o cuando no hay confianza suficiente en la pareja.

Si tienes dudas sobre la salud sexual de tu pareja y no puedes sugerir una prueba médica, opta por utilizar preservativos para el sexo oral, de manera que no tragues el semen y no expongas nunca tu salud.

Ir arriba